Con el verano llega una de las mejores épocas del año para descubrir, paso a paso, todo el territorio que tenemos para explorar. Encontraréis propuestas para todos: para los que buscáis paseos en familia, senderismo con niños, excursiones de ida y vuelta en una sola jornada, ascensiones a las cimas catalanas más emblemáticas y hasta travesías de montaña de varios días. Todas tienen su encanto por los genuinos escenarios naturales que las rodean, y gracias a las empresas locales que os pueden acompañar y dinamizar la actividad, os resultará fácil enamoraros de estos paisajes que descubriréis a través de las excursiones.

Empezamos en la Garrotxa, tierra de volcanes donde os proponemos una ruta por el Croscat y la Fageda d’en Jordà, para conocer este singular paraje cargado de historia y donde los ríos de lava dejaron su huella perpetua.

Bien cerca, en el Ripollès, podéis contratar guías locales expertos para conocer el entorno natural de esta comarca, y a Ribes de Freser tenéis todos los ingredientes necesarios para hacer un curso de iniciación a la marcha nórdica. Es una salida matinal que os permitirá conocer todos los beneficios de esta actividad para así conectar intensamente con la naturaleza.

Otra fórmula de descubrimiento son las rutas autoguiadas que podéis practicar por vuestra cuenta por toda la geografía. En el Alt Pirineu, por ejemplo, os queremos hablar de la ruta de senderismo Lo Pallars Fer, para recorrer los senderos y los salvajes valles, bosques profundos y caminos de ribera de la alta montaña pirenaica, con vistas a cimas míticas como el Monteixo o la Pica d’Estats.

Otra salida que podéis hacer con vuestro grupo, siguiendo siempre las indicaciones, es la ruta de la otra cara de la Forca, un espectacular itinerario que se inicia en el pie de la cara norte del Cadí, en la Cerdaña, y que os irá llevando hasta su vertiente del Berguedà, siempre bajo los dominios del imponente macizo del Pedraforca.

Estas son rutas para conocer intensamente pequeños pueblos de montaña y su gente, que a pesar del paso de las generaciones mantienen viva la conservación del patrimonio de sus valles. Podréis conocer algunos haciendo la excursión circular que incluye telecabina y trekking por el Cadí Moixeró, que os llevará hasta el punto más alto de la Molina, con una panorámica que no olvidaréis. Es una ruta de dificultad moderada, que os permitirá ver rebecos, marmotas, buitres y, con algo de suerte, incluso el vuelo de un quebrantahuesos.

Hay montañas que están eternamente ligadas con paisajes históricos, y la ruta de las montañas de libertad, a caballo entre el Alto Pirineo y el Pallars Sobirà, con una incursión a la Ariège francesa, os hará emocionar. En primer lugar, por su esplendorosa puesta en escena, con una gran variedad de bosques pirenaicos y lagos de montaña salvajes; y también por la historia que esconde, la de los judíos que la pisaron huyendo del holocausto.

Si vais con niños tenéis que adecuar la dificultad y duración de las excursiones, para hacer que todo el mundo las disfrute. Muchas de las propuestas que os hacemos se pueden adaptar a todos los grupos de edad, y algunas rutas ya se han creado pensando en toda la familia, como la salida de bosques y cascadas por Aigüestortes y Sant Maurici. Son diferentes itinerarios de medio día, para caminar tranquilamente descubriendo un paisaje sorprendente y lleno de elementos que motivarán a todo el grupo.

Y en este mismo paraje natural, encontramos otras propuestas de senderismo de descubrimiento, en cualquier época del año, siguiendo paso a paso este privilegiado espacio único en el Pirineo que también podéis conocer haciendo la excursión en familia en el valle de Monastero. En este caso, acompañados de un guía dinamizador, os adentraréis en este frondoso valle escuchando sus leyendas, cruzando ríos y pasarelas de madera. Es una salida corta y de baja dificultad para caminar y disfrutar de una mañana con grandes y pequeños.

Y sin alejarnos de la zona, no perdáis la oportunidad de descubrir el circo de Colomers y los lagos naturales, en un itinerario que os permitirá conocer un montón de curiosidades geológicas de este majestuoso enclavamiento pirenaico. Y tened también presentes las excursiones por los Pirineos, con diferentes opciones de rutas adaptadas a las posibilidades de vuestro grupo.

También en la Cerdaña, gracias a las rutas guiadas de senderismo, los expertos locales os acercarán a toda la familia a conocer rastros de animales, flora, historia y geografía, haciendo que una caminata en grupo se convierta en una agradable experiencia. Y también toda la familia podéis hacer la salida por los alrededores de Àreu, punto de salida de míticas rutas de montaña, que os permitirá hacer una actividad de baja dificultad para descubrir las bordas de Costuix, unas antiguas construcciones del valle. Esta ruta tiene una versión más atrevida, con un recorrido con historia a través del bosque para los más aventureros.

A continuación, haremos un repaso por algunas de las travesías de montaña más recomendables, dirigidas a aquellos que buscáis un contacto estrecho con la naturaleza. Las salidas por etapas os permiten conectar de lleno con la montaña, caminando, observando y disfrutando de la evolución paisajística de estos maravillosos espacios naturales. Las caminatas como la travesía de los refugios del Torb, en el Pirineu Occidental, permiten entrar en una profunda dimensión, lejos de la civilización y en plena comunión con la naturaleza. En este caso, la ruta une el valle de Núria y el macizo del Canigó, y se puede hacer en ruta circular de cinco jornadas o alargarla hasta siete si se quiere subir las cimas más populares de la zona. Podéis contratar el paquete de la ruta que os incluye los alojamientos en refugios de montaña y toda la información técnica que necesitéis para la travesía.

Una ruta que discurre por espectaculares crestas, bosques y pueblos con encanto es la travesía del Pirineo al mar, mítica por la carga emocional generada por el hecho de unir las montañas más altas del Pirineo de Girona con la Costa Brava. Se sale desde el valle de Camprodon para llegar en cinco etapas hasta el Empordà, con una metamorfosis espectacular del paisaje.

Por otro lado, la Porta del Cel, es una exigente travesía de cinco días con salida en Tavascan y haciendo noche en refugios, que nos llevará hasta la cima más alta de Catalunya, la Pica d’Estats.

Y precisamente para los que tengáis ganas de coronar alguna cima, pensad también en los guías especializados que os pueden ayudar a hacer ascensiones míticas, como éstas del Pallars. Os acercarán con un vehículo todoterreno y os acompañarán por la ruta que mejor se adapte a vuestra condición física, para llegar arriba y disfrutar de la satisfacción de haber tocado la cima de vuestro espacio natural favorito.

Y para cumbres, no olvidéis la Vallferrera, donde está la Pica d’Estats, así como de otras montañas que requieren una dificultad técnica y física más moderada, como el Monteixo o la Pica Roja. Y también de otras más exigentes como el Sotllo o los Picos de Baborte y el Coma Pedrosa, con crestas a 3.000 metros de altura que os coronarán como senderistas de alta montaña.

Y, para terminar, un par de sencillas propuestas para disfrutar del paisaje marcado por el agua. Por un lado, la vuelta guiada al estanque de Ivars y Vila-sana, con un picnic a medio camino que incluye una cata de productos locales, con vinos y quesos de sus pueblos. Y por otro, la vuelta guiada por el embalse de Sant Llorenç, un recorrido de un par de horas para toda la familia, que profundiza en los cambios producidos al ecosistema con la construcción de la presa, y que ha permitido crear una zona muy rica para la fauna y flora de este espacio natural bañado por el río Segre.